lunes, junio 18, 2007

Spongetones, "Beat & Torn"

La llama que prendieron los Beatles no perdió su chispa a lo largo de las siguientes décadas, todo lo contrario, siempre hubo fanáticos dispuestos a recogerla y a avivarla, a extender el culto a lo largo de los años en espera de su nueva llegada. Cada vez menos escuchados, cada vez más arrinconados por revistas, radios y críticos en ese oscuro agujero de lo que no le importa a nadie, se hicieron fuertes en la clandestinidad de su sonido y dejaron un reguero de fabulosas canciones que dejan en evidencia al que ve en ellas sólo la nostalgia de una epoca que nunca se vivió ni se vivirá.

A ese grupo de fieles pertenecen The Spongetones, los cuales en 1982 lanzan Beat Music, un disco que retrocede a 1964 y que aglomera los ritmos incansables de los Beatles, las perfectas armonías de los Hollies, la frescura y juventud de una música eterna que conmocionó al mundo. Sus doce canciones son una declaración de amor a una época que hoy día, tal y como están las cosas, parece una barbaridad, más una leyenda que unos hechos claramente demostrables.

"Here I Go Again" destapa la botella gran reserva, una melodía sencilla y adictiva, unas voces cristalinas, desacomplejadas, volcadas en su tarea de revivir el espíritu Beatle en dos minutos y medio, solos de guitarra a lo Harrison incluidos. El ritmo marcial de "Tell me Too" es igual de encantador, los Spongetones no sólo capturan fotográficamente el espíritu del merseybeat, sino que lo desarrollan a su gusto, como si hubieran sido uno de los grupos esenciales del estilo, teletransportados en el tiempo. "Cool Hearted Girl" es puro beat a lo McCartney, un extraño y original cruce entre "I Saw Here Standing There" y "Ask Me Why". "Take My Love" es sensual, melancólica, brota de ella un hermoso y agridulce sentimiento característico de las mejores canciones de los Spongetones. La briosa "A Part Of Me Now" aparece como un glorioso y delicado aperitivo antes de llegar a "She Goes Out With Everybody", uno de los primeros hits de los Spongetones, donde las voces y las guitarras suenan más cristalinas que nunca, en una canción que vive de una potente línea de guitarra siempre al servicio de la melodía. Lo mismo puede decirse de "Every Night is a Holiday", que empieza majestuosa y elegante porque es muy consciente de su clase, siempre con el estribillo pegadizo y refinado para acabar la jugada. "Don't You Know" es resuelta, dolida, el beat entregándose a la causa de los corazones rotos, con las guitarras lanzando acordes como si quisieran ocuparse de la percusión, y el bajo acompañando la cota de malla del ritmo, que no cede ni un segundo.

Lo mejor de "You're The One" es esa melodía descendiendo por una frenética montaña, tan a lo Hollies, otra vez apuntalada por un estribillo explosivo a varias voces. "Better Take It Easy" es la más dura, aquí la guitarra adquiere protagonismo y de hecho parece uno de esos temas más cañeros de Honeybus. Y "Eloquent Spokesman" es puro McCartney del Magical Mistery Tour, absolutamente concentrado y servido sin concesiones. Aquí acabaría Beat Music, de no ser porque en posteriores reediciones le añadieron el excelente EP que Spongetones publicaron dos años después, Torn Apart, más alejados del sonido Beatle, pero no del pop puro y nítido, más personal pero igualmente directo. El resultado de la suma, Beat & Torn, es una brutalidad que une un primer disco excepcional y uno de los mejores Ep's de la historia del pop.

En todo el EP es constante la presencia del desengaño amoroso, del dolor y la incredulidad después de una ruptura, de la herida de la que todavía mana sangre, y todo eso con la forma de unas canciones de pop más pulcro imposible, matemáticamente hermoso, pulido con el perfeccionismo más exigente. "Have You Even Been Torn Apart" ya incluye todos esos ingredientes, más melancólica y herida precisamente por ese sonido perfecto y puntilloso. "Lana Nana" es directamente hermosa, relajada y extremadamente personal, buscando ya un camino alternativo a la furia Beatle del primer disco. Con "(My Girl) Marianne" estamos ante todo un clásico del power pop, digno de figurar en cualquier recopilación del estilo, y brillante en su forma de mezclar unos acordes de guitarra infecciosos y potentes con una melodía más bien sensible. Y, bueno, "Now You're Gone", la mejor canción que hicieron nunca Spongetones, y un tema que se autoimpulsa hacia donde habitan los clásicos, tanto por la modestia con que está planteado como por todo el dolor que contiene tras su belleza de cristal. "This Kiss Is Mine Tonight", por otro lado, supone el final perfecto, un tema tan brillante como los otros y absolutamente certero en la búsqueda del estribillo limpio, puro y por encima de todo, arrebatador. Una canción salida de un sueño.

Spongetones grabaron más discos, cada vez más orientados al pop puro y atemporal, entre los cuales cabe destacar el magnígico Oh Yeah!, prácticamente a la altura del que hemos hablado. El grupo en sí, y su obra, es uno de los mejores ejemplos de lo mucho que le debemos a los Beatles en todos los sentidos. Beat & Torn, como suele ocurrir con los discos fuera de modas, no es fácil de encontrar. Desde aquí podréis descargarlo:

5 comentarios:

Burbuja dijo...

Vaya, ya los he escuchado y son geniales!...muy fresquitos, como los Beatles y con una más que clara influencia.

Enhorabuena por la elección.


Besitos.

Kiko dijo...

Pues ya toca agradecerte los comentarios y los enlaces para las descargas de los Leopards, Vancouvers y ahora estos Spongetones. ¡Gracias!

Red River dijo...

Incluso en años tan pop como aquellos 80, los Spongetones eran tratados como unos bichitos raros.
Mira que trituré aquella cinta...

Mr. Glasshead dijo...

Burbuja: gracias!

Kiko, no hay de qué, trataré de hacerlo siempre que un disco sea difícil de encontrar.

Johnny Lebrel dijo...

muy buena reseña e informacion!!

mira en este blog nos hemos currado otro extenso articulo sobre esto beatelmanos empedernidos:

http://beatgaragepop.blogspot.com/2008/11/spongetones_17.html

saludos y a seguir dandole!!