martes, septiembre 11, 2007

The Zombies, "Odessey And Oracle"

Tenía muchas ganas de escribir un artículo sobre este disco, uno de los infravalorados más ilustres de la historia de la música. Afortunadamente, poco a poco parece salir del agujero al que fue condenado durante décadas desde el momento de su grabación, en 1967, pero nunca es suficiente. Hay que decir de una vez, sin que quede lugar a dudas, que Odessey and Oracle es uno de los pilares fundamentales del pop de los 60, un clásico desconocido que está a la misma altura de obras maestras como Pet Sounds, Sgt. Peppers o Forever Changes, una deslumbrante colección de canciones que ha pasado eternamente desapercibida, que ha sido constantemente despreciada, y que ya es hora de elevar a las alturas que merece.

Los Zombies venían de grabar un fabuloso disco de pop a lo Beatle, Being Here (1965), formado por canciones beat que ellos cubrían con una peculiar capa de terciopelo que las convertía en algo distinto. Aquí encontraron el éxito comercial con canciones ultraconocidas como "Tell Her No" o "She's Not There", habituales de recopilatorios poco profundos de los sesenta. En su siguiente y último disco, creció la sofisticación y a sus excepcionales dotes para el pop añadieron una exuberante variedad de arreglos, al más puro estilo Pet Sounds (es decir, un sonido rico, orquestado con concisión y en su punto justo, sin caer en el exceso). La delicia sonora se lanzaba al infinito, además, con la voz de su cantante -Colin Blunstone- en pleno estado de gracia, cálida, sensual y precisa (muchos se sorprendieron al darse cuenta, en directo, de que no se trataba de un truco de grabación). El cóctel concentraba como no se había hecho antes las señas de identidad del pop de cámara, e influyó en grupos tan esenciales como The Left Banke o Honeybus.

La caja de las maravillas se abre con "Care Of Cell 44", el clavicordio del principio ya señala por dónde van los tiros, para después encontrarnos con una canción pop pegadiza que reúne lo mejor de los Kinks y los Beatles, mención también para unos coros que son puro Beach Boys, todo ello encajado con precisión. El resultado es increíble, sobre todo si se tiene en cuenta que el estribillo contiene esa sangre tan puramente Zombie formada a partes iguales por componentes de nostalgia, elegancia y belleza. Y qué decir de "A Rose For Emily", más mesurada imposible: la voz de Blunstone y un piano son suficientes para una melodía arrebatadora, con la inclusión en momentos estratégicos de unas armonías vocales que son pura magia. "Maybe After He's Gone" ya es festín del pop de cámara: coros entregados y estribillos radiantes para una canción esencialmente compleja y llena de giros, pero que en conjunto no deja de ser pop de dos minutos. Después llega "Beechwood Park" para confirmarnos que los Zombies han dado con el misterio del pop, no puede ser de otro modo con esa guitarra arrastrada, que acoge la desganada voz de Blunstone, para que luego todo estalle en unos coros furiosos en los cuales los trucos de estudio suman puntos y emoción (cuántas veces esperaremos a que Blunstone diga "Beechwood Park" con su voz filtrada, ese detalle queda simplemente perfecto).

Y ahora escucharemos "Brief Candles", una temblorosa, delicada melodía llevada otra vez por un piano, y desgarrada por un estribillo vibrante y lleno de orquestaciones, los Zombies están en racha y entregan una obra maestra tras otra, como también los es, y en mayúsculas, "Hung Up On A Dream", la particular excursión psicodélica del grupo, misteriosa, colorista, onírica, adictiva, cargada de ese punto especial que tienen las grandes canciones, una pieza más en el increíble mosaico que están conformando. "Changes", para añadir más colores, suena medieval, parece creada por un trovador en pleno siglo XX, las percusiones primitivas respaldan esa melodía que recuerda a cantares de gesta y leyendas populares. Porque "I Want Her She Wants Me" retorna a caminos pop más habituales, pero eso no quiere decir que sea peor, de hecho es una de las mejores canciones del disco: pop a lo Beatle, de lo mejor que se ha hecho nunca, infeccioso, recuerda mucho a "It's Getting Better" de los de Liverpool, pero claro, con ese sentido melancólico que tenía todo lo que los Zombies componían. La siguiente, "This Will Be Our Year", es un clásico, con cierto aroma soul, pero es que su melodía, de una elegancia escrupulosa, fluye tan fácil que parece que no pudiese haber sido de otro modo.

"Butchers Tale" es otra muestra de algo así como pop medieval con influjos de psicodelia (debo remarcar que a pesar de todo, esto es pop, aquí no vamos a encontrar digresiones instrumentales ni nada que se le parezca), Theremin incluido -por algo se había publicado el Pet Sounds un par de años antes- en el estribillo ascendente; en definitiva, una canción con sentido dramático, teatral, como si se estuviese desarrollando una historia. Y de "Friends of Mine" sólo puedo decir que es mi favorita, porque lo tiene todo para ser la canción pop perfecta: una voz angelical, armonías carismáticas y un estribillo maravilloso que pone los pelos de punta, mientras de fondo se escuchan nombres de parejas. Diferente, distinguida, un momento estelar del pop. Como lo es también todo el disco, que finaliza con "Time of The Season", el mayor hit de los Zombies, un clásico al alcance de cualquier ocasional de la música, y del que a mí me gusta especialmente esas originales expiraciones (que los audaces Boys americanos tomaron prestadas, años después, para su descomunal "Baby, It's You").

El grupo había encontrado un estilo definido, un sonido maravilloso que lamentablemente terminó con este disco. Sin embargo, como ya dije, para mí una de las pruebas de que un disco es una obra maestra es que las canciones descartadas son también muy buenas, y Odessey and Oracle no es una excepción. Podemos destacar la belleza de la línea de piano de "I'll Call You Mine", el pop vitamínico de "Don't Cry For Me", muy cercano al beat de su primer disco, o especialmente esa joya que es "She Loves The Way They Love Her", nunca Colin Blunstone fue tan sensual cantando (de hecho, la recuperó para su primer disco en solitario).

Podéis descargar el disco aquí:

The Zombies. Odessey And Oracle (1968)

13 comentarios:

Eclipse dijo...

Extraordinario. Así defino yo a esta obra maestra. Todo es perfecto en este disco, pero destaco la voz de Colin Blunsntone, siempre tan fina, perfecta... Mi canción favorita es Hung Up On A Dream, aunque A Rose For Emily no se queda corta. Respecto a Time Of The Season creo recordar haber leído que los Zombies nunca entendieron el éxito del tema, pues precisamente es una canción bastante diferente del concepto que ellos querían seguir. En todo caso es un temazo.

Y fantástico artículo, Mr. Glasshead, como de costumbre.

Un saludo!

Mr. Glasshead dijo...

Eclipse, sin duda una obra de altura, en la que como tú dices todo es perfecto. Especialmente fascinante la voz de Blunstone, prácticamente angelical y sin necesidad de gorgoritos, muy precisa y efectiva. Sobre Time of The Season leí que tuvo un parto difícil, porque a Blunstone no le salía la melodía, y hoy día está muy trillada, pero escuchar aquel disco, y especialmente la última canción, por primera vez, en aquellos años, debió de ser un placer de dioses.

Como todas las obras maestras, escoger una canción favorita se hace muy difícil! Hung Up On a Dream lo fue durante mucho tiempo, pero últimamente estoy enganchado a joyas más pop como This Will Be Our Year o especialmente ,como digo en el artículo, "Friends Of Mine", con ese etéreo "papa-papa" de coro pululando de fondo antes de que Blunstone llegue al estribillo.

Ciudad Bohemia dijo...

Uno de los mejores discos de los Zombies. Bebiendo directamente del Sgt. Peppers de éstos.

Te añado a mis links, cuando rescatas algún grupo español me encanta, los extranjeros también, aunque son más fáciles de encontrar. Las reseñas son muy buenas tan extensas y detalladas.

Ciudad Bohemia
http://ciudadbohemia.blogspot.com

Un saludo!

Mr. Glasshead dijo...

Gracias por tu comentario, Ciudad Bohemia. Es curioso, pero al escuchar este disco yo también pienso bastante en el Sgt. Peppers, mucho más influyente de lo que a veces se ha querido insinuar (está claro que ningún innovador lo es de manera pura, todos tienen influencias detrás, pero claro, son los Beatles y en su caso, para algunos, siempre hay "grupos que lo hicieron antes que ellos").

Por cierto, el próximo artículo volverá a tratar sobre un grupo español.

Tú también quedas enlazado. Un saludo

carrascus dijo...

Aunque el disco sí se publicó en 1.968, no se grabó ese año, como apuntas, sino en 1.967. Y ya estuvo maldito desde el principio, porque la banda se rompió apenas dos semanas después.

Es curioso como en el espacio de apenas unos meses se grabaron tres de las canciones de significado más intrigante de la historia del pop: "Time of the season", "God only knows" y "Strawberry fields forever"... debe ser que en aquella época psicodélica los compositores se tomaban cosas muy raras...

Mr. Glasshead dijo...

Ya he cambiado la fecha, Carrascus, gracias por la información. El dato que citas después demuestra de nuevo que los sesenta fueron los años dorados de la historia de la música, tres canciones de ese calibre en apenas unos meses, en unos años plagados de clásicos y obras maestras. Es fascinante.

Orbison dijo...

Sr. Glasshead, he de dir-li que és impressionant el coneixement que destilen els seus post ( de visita obligade per mi, per cert ! ) Els Zombies a mi em paren lluny, no els he escoltat prou , tot i que recordo les més típiques, no estic qualificat per a rebatir-li res. obviament estic en procès de baixada del LP en qüestió, després de la seva exposició HE de escoltarlo... comentar-li la raó que l'envolta en el tema dels cors. Beatles i Beach Boys varen ser impulsors i creadors d' aquest format en els anys seguents,,tot i que crec que que com ells , pocs.
Gran post el seu !!!, ple de infortmació , per mi, privilegiada.
Salut !!!

mr_pleasant dijo...

Sin duda una maravilla que no hay que perderse. Recuerdo que cuando me hice con él y después de quedarme alucinado con lo que oí, no daba crédito a que un disco tan cuidado y certero en las melodías, hubiera pasado prácticamente desapercibido en los 60. Afortunadamente el tiempo suele poner las cosas en su sitio y hoy en día este pedazo de disco es adorado por cualquiera que tenga un mínimo de sensibildad musical.

Coincidimo mr glasshead, Friends o fine es también hoy por hoy mi favorita del disco.

Saludos !

Mr. Glasshead dijo...

Orbison, gràcies pel comentari, sense dubte aquest disc serà un gran descubriment per tu (ja l'has escoltat?). Al mateix nivell que tots aquests grups que esmentes.

Mr. Pleasant, Friends of Mine es una maravilla, es una canción pop perfecta y me emociona en cada uno de sus detalles. Qué grande! Es cierto que el tiempo ha ido poniendo este disco en su lugar, pero sigo echando a faltar que se le nombre sin complejos junto a los discos incuestionables de esa época, que deje de ser un disco de culto, vamos.

Indiana dijo...

Uno de los mejores discos de la historia, en mi opinion el mejor despues de "Forever Changes" de Love. Hoy en dia ya no es un disco de culto, es muy nombrado, incluso a entrado a formar parte de la lista de los 500 albunes mas grandes de todos los tiempos de la prestigiosa revista Rolling Stone ocupando el puesto 80, a diferencia de otros disco que son de los mejores y no aparecen como "Walk Away Renee/Pretty Ballerina" de The Left Banke, "Presence" de Sagittarius, "The United States Of America" de The United States Of America, "In The Court Of The Crimson King" de King Crimson o "Tago Mago" de Can...

mr bojangles dijo...

una verdadera obra de arte! un pedazo de joya,opino casi como indiana,despues del Forever Changes,el mejor disco de la historia!( y viva left bank tambien)

Anónimo dijo...

Tremendo discazo. Para mi está por encima del "Forever changes" aunque por debajo por ejemplo de "Pet Sounds" por varios motivos.
Mi canción preferida quizás sea 'Hung up on a dream' aunque es difícil de elegir.

Kt dijo...

de que habla la canción de zombies ella no esta aquí . De que trata ? Gracias