martes, abril 17, 2007

Los Ángeles

Que la revista musical Rockdelux habla más bien poquito de rock es algo conocido por todos. Que prefieren dedicar media página a una foto horrible de un feo Dj antes que hablar de algún grupo anterior a los 80 es también bastante sabido. Y que desprecia por sistema el pop (y me refiero al pop de verdad, al pop con sangre, y no a esas ventosidades perfumadas que suelen promocionar) es una especie de ley universal. No hay más que leer el artículo de crítica que Kiko Amat le dedica al libro Los Ángeles. Una leyenda del pop español, de Fernando Díaz de la Guardia (Ed. Rama Lama Music) en la revista correspondiente a febrero. Entre otras lindezas, afirma cosas como "Sin exagerar. Esto es lo que uno piensa al leer el libro", o "Por eso es una pena que, en un desesperado intento de transformar al grupo en una leyenda, el autor defienda sus constantes muestras de babosez horripilante". Otro de sus argumentos tiene tanto peso como éste: "(...) es difícil ser fan de un grupo que hacía canción mejicana o presentaba discos en la Zarzuela".

Con este artículo trataré de exponer lo que pienso sobre Los Ángeles y el valor que tienen sus canciones, y con argumentos que vayan algo más allá de dónde presentaban sus discos y que se centren estrictamente en la música. Reconozco que cuando escuché por primera vez las canciones de este grupo español de finales de los 60, me sentí un tanto defraudado, se me hacían demasiado monocordes esas voces en ocasiones tan azucaradas. Sin embargo, "¿Has amado alguna vez?" llegó a mis oídos como un relámpago y me hizo levantar la cabeza. Era una versión perfecta, briosa, ágil y nervuda de la maravillosa "Have You Ever Loved Somebody" de los Hollies, que me hizo pensar que Los Ángeles eran de los míos y admirar entusiasmado esa manera en la que Poncho, batería y voz solista, cantaba los últimos versos, sinuosa y seductoramente. Sin duda, era la señal para prestarles más atención y rasgar por encima de aquel sonido exageradamente celestial.

A partir de ahí, mi fascinación fue en aumento y me topé con un magnífico grupo de pop, algo que nunca ha gustado, ni gusta, ni gustará en Rockdelux a no ser que haya ínfulas intelectuales o existenciales de por medio. "98.6", por ejemplo, es una canción perfecta, fascinante ese órgano templado, veraniego, amigable, directamente extraído de las canciones de los Beach Boys de finales de la década. Como dice un tipo en el interesante documental en DVD que acompaña al libro: "Es una canción muy primaveral, para ponérsela a principios de abril. Cada vez que la escucho pienso que me va a pasar algo bueno". No hay una definición mejor de este tema. Otro de sus grandes éxitos es "Mañana, Mañana", que el crítico de RockdeLux define, en un portento de objetividad, como "odiosa". En cambio, para mí está cargada de delicadeza, de enamoramiento, una melodía que flota y se estira hacia el horizonte, etérea, prácticamente espiritual y, francamente, deliciosa.

"Créeme" es otro himno de ese pop celeste y preciosista, más elegante, más clásico, mejor construido y de un sonido perfectamente limpio y preciso, pero quizá demasiado sincera para quien busca en la música una excusa para justificarse intelectual y culturalmente. Y qué decir de esas montañas de nata que ascienden y descienden de "Mónica", más pop puro y sin complejos que sólo busca emocionar, otro rayo de sentimiento transformado pulcramente en una melodía nítida y apuntillada con los arreglos de cuerda necesarios. Hasta "Oho-Aha" desprende el innegable encanto de la sencillez, con ese instrumento de película del Oeste sosteniendo el ritmo, y movida por una firme voluntad de enganchar y de ser tarareada hasta el infinito. "Te presentí", otro exitazo marca de la casa, es una canción abrupta, serena por momentos y crispada cuando se trata de estremecer. Sin embargo, para mí la guinda de toda esta colección de canciones perfectas, cristalinas, bonitas porque sí y, sobre todo, con sustancia musical, es "Sueños", que a ratos parece alegre y a ratos muy triste, y que explota en un estribillo sencillo y que incluye todas las esencias del pop inocente, por no hablar de ese toque exótico que le da una línea de guitarra robada de la bossa-nova.

Como todo buen grupo de pop que se precie, siguiendo la estela de los Beatles, los Kinks o, especialmente, los Hollies, Los Ángeles no sólo eran hábiles en la melodía, sino que también se dejaban caer por el lado más duro de la sensibilidad pop. "Cada día" es una canción más luchadora, con esos impagables solos de guitarra entre las voces, desenfadada y festiva. También podría citarse "Dime, Dime", electrizante, tribal, desafiante, pero ni así se evita el estribillo adictivo. Y qué decir de "No pienses", para mí una obra maestra, psicodélica, veloz, los detalles se superponen uno a otro en un mecanismo de orfebrería y para apreciarlos es necesario escucharlos detenidamente una y otra vez, pero nunca terminaremos de identificarlos todos: el bajo en espiral, la guitarra dando círculos sobre sí misma cuando llega el estribillo, los coros, tan sesenteros, y todo ello cubierto con un sonido de fiesta ye-ye divertido y atractivo al mismo tiempo.

Los Ángeles no intentaban representar los tormentos de la vida, no empleaban formas musicales demasiado novedosas, no usaban bases electrónicas, ni ritmos africanos, ni siquiera rapeaban ni incluían entre sus miembros a ningún iluminado y drogadicto cantante de jazz. Y sus canciones eran pobres en "texturas" y apenas superaban los tres minutos cada una. A pesar de todo esto, recomiendo fervientemente que consigáis algún recopilatorio de sus singles (de acuerdo, ni siquiera grabaron ningún disco conceptual) y que os entreguéis sin más al sencillo placer de disfrutar de la música.

15 comentarios:

GRITOS EN EL CINE MUDO dijo...

no he leído, sólo ojeado, el libro en la FNAC pero con mi conocimiento del grupo y su música y lo que he podido leer se me ocurre lo siguiente:
- Los angeles no es uno de mis grupos preferidos ni de lejos empezando porque me parecen muy blandengues y en sumayoría eran versiones.
- El libro cae en uno de los errores mas habituales de los libros sobre musica que es estar escrito desde la pèrspectiva de "fan".

Dani dijo...

(...)Cosa bastante habitual en los libros de música escritos aquí. Personalmente es un grupo que me gusta,a pesar,sí,del exceso de azúcar en alguna de sus canciones. Y en cuanto a Rockdelux, pues qué queréis que os diga, no comparto su criterio ni línea editorial, pero sus opiniones son tan respetables como cualquiera otra...y con no comprarlo.
Un saludo.

persona que recomendo a Damon Knigh en el otro blog dijo...

tíooooooooo
que soy superfan de la canción "98.6",es mil veces mejor que la inglesa,que era mas azucarada y coñazo. como me pone,anima y saca del mundo ese pedazo de tema. te escribo ésto antes de acabar todo el artículo pq no podía aguantarme
si si si,por los grupos españoles de los 60 (excepto la onda "Formula diablos",claro que es lo que los pestosos suelen identificar con "pop español de los 60"--gilipollas digo). tu blog de música es una de las mejores cosas que existen. como me lo paso con tus críticas -tan bien fundadas- a la Rockdelux. en éste pais solo funciona el garrulismo y por otro lado las modas y la pedantería,y las filias personales de 4 entendidos que se extienden a quien no tiene criterio y no quiere pertenecer al primer grupo (el garrulo"). el auténtico amor a la música es algo totalmente marginal,y no lo entiende nadie,y tú lo sabrás muy bien. es curioso pq a mí me interesan muchas cosas mas que la música: la ropa,en la que me gasto pelas,y mas tonterías en general. pero es que la música no son solo comprar CDs o vinilos,son las memorias de canciones que te acompañan,de cuando las descubriste,las ilusiones que te creaban,los estados de ánimo,son muchas cosas. esta presente siempre siempre
me han dejado el numero 200 de la rockdelux esa.y vienen portadas suyas desde cuando empezaron. no les dará vergüenza? sacaron a OASIS 3 VECES!!! el peor grupo del movimiento mas denostado de los 90 (por ellos mismos por otra parte,pero es que ademas el peor) la última vez en el 2000,incluso pasados de moda,ya
más: El último de la fila 3 veces tb. MANU CHAO (espera que aguanto las ganas de potar)2o 3 veces.
con eso de que van,de demostrar su "eclecticismo",su apertura de mente? pues poned algo menos tópico no se..luego hay redactores que no dan tanto asco,claro,pero el tono general debe ser una dictadura. amiguismo.. en fin
sí,a ver si se cambian el nombre. y esa manía por inventarse géneros..
pero es que todas las revistas que van de alternativas caen en el dogmatismo ("gurüismo?"),pq mucha gente les da la razón y hay pocas alternativas,valga la redundancia. Mira "Mondo Brutto",que me gusta mucho,y es cierto que habla de temas que,joder,nadie habla,y en el tono que lo hablan,pero con una displicencia hacia el que consideran el 50% de su público de un tiempo a ésta parte (el que les ha hecho progresar?? jee)que me ofende mucho,pero mucho. Parece que incluso dudan que muchos de esos "pajeros",como constantemente los llaman,sepan incluso ortografía,o hayan leído libros de papel que no sean cómics (y qué si no,aparte?). No sepas lo que me ofendió que la soberbia de Grace supusiera que nadie había oído de Edith Piaf más que "La vie en rose" en algún anuncio de la tele. La verdad,me dieron ganas de ostiarla,cosa que me ocurre casi cada vez que leo un artículo suyo,que por otra parte son los que más me gustan,pero le sobra esa jodida prepotencia,no? se está haciendo como vieja..
Creo que hace falta una alternativa al Mondo Brutto,por gente de ese rollo,no modernillos,es decir,pero 10 años menores. Y no me refiero a Jimina Sabadú,por favor. ah,he encontrado una entrevista en la web que ella tenía 18 y en la que se ve que lo que todo el mundo especula sobre su supuesta virginidad no es cierto. que mas da. si fuera un tío dirían eso? si fuera un tío haría esta pregunta? jajajajjaa
aaay que agusto me he quedao

carrascus (blogin' in the wind) dijo...

Yo también les tuve aprecio, sobre todo durante sus primeros años, en los que demostraban tener unas formas vocales muy aceptables y por encima de la mayoría de los grupos españoles de la época. El problema es que a medida que iban avanzando los años 60 ellos se iban haciendo cada vez más blanditos y babosones, y posiblemente se hubiesen convertido en un grupo al que le hubiésemos dado la espalda por completo con el tiempo si no hubiesen desaparecido cuando Poncho se mató en aquel accidente.

Como anécdota de ellos recuerdo que en alguno de mis años de bachiller, en la clase de trabajos manuales nos encargó el profe hacer una portada de un disco, y yo elegí hacer una recreación que me salió tela de lograda (y me valió una buena nota) del single que habían sacado Los Angeles por entonces, "Mónica".

...joder, que viejo me hago...

Mr. Glasshead dijo...

Yo no sé si diría que los Ángeles son de mis grupos favoritos, pero sí creo que están muy bien y en ningún momento que sean unos babosos, aunque sí que haya algunas canciones en que bordeen un poco ese límite. Para mí son en líneas generales estupendos. El libro no lo he leído todavía, sólo he visto el documental, así que no conozco el tono en que trata el asunto.

Por otro lado, claro que pienso que las opiniones de RockdeLux son respetables, pero al tratarse de una revista creo que es lícito decir qué cosas no te gustan de algo que está al alcance de todo el mundo.

Esa persona que recomendó... (por cierto, algo que ver con "Esa persona" de Mis obsesiones?). Totalmente de acuerdo contigo en lo que dices, especialmente en esta frase:

"es que la música no son solo comprar CDs o vinilos,son las memorias de canciones que te acompañan,de cuando las descubriste,las ilusiones que te creaban,los estados de ánimo,son muchas cosas".

La música creo que permea dentro de nosotros de una manera muy profunda y se involucra plenamente en nuestra vida. Abarca mucho más que el puro fetichismo, que es tan sólo una parte del juego. Y en cuanto a Rock de Lux, con decir que en el último número se le hace una entrevista al propio director Santi Carrillo... Una vanidad sin límites, un dogmatismo abrumador y una increíble confusión de todo. Una pura diarrea mental, diría yo.

Por cierto, Mondo Brutto nunca me ha gustado. Me carga mucho el estilo de escritura de esa gente y, como tú bien dices, especialmente esa displicencia que no se sabe muy bien a santo de qué viene, si a parecer muy radical o qué por llamar subnormales a sus lectores. Nunca le he vista la gracia, mucho menos aún a ese infraser de manos colgantes llamado Jimina Sabadú.

Carrascus: eso sí es cierto, tocaron en una época en que la música empezaba a cambiar hacia otra cosa muy distinta y su tendencia a la blandura era cada vez más exagerada y fuera de onda. A mí me parecen una especie de "proto-Raspberries" a la española.

mr_pleasant dijo...

Tengo un recopilatorio de los Ángeles que he escuchado con asiduidad, y sus versiones de 98.6, Has amado alguna vez y Me haces sentirme tan dichoso me parecen excelentes adaptaciones al castellano de sus versiones originales. Me gustaron y me gustan, aunque suenen un poco blandos, pero no deja de sorprenderme el aura que se ha creado a su alrededor en los últimos tiempos, y que ha desembocado en la edición del libro.

¿Los tiempos están cambiando? ¿Comenzaremos a reivindicar esos otros grupos nuestros de los 60 que no fueron ni los Brincos ni los Bravos? ¿Leeremos libros sobre los Salvajes y Los No y debatiremos en tertulias sobre el valor de Bruno Lomas? Ojalá.

Saludos

Escrigna dijo...

Dejé hace mucho de leer prensa musical (con la salvedad del MOJO) por no encontrar contenidos decentes. Sobre todo el apartado de crítica musical es bochornoso. Suele oler a tufo de amiguismo o intereses ocultos varios.

Por cierto enhorabuena por el Blog

JL Ambrosio dijo...

Bueno, en la linea que ha dicho Carrascus, habría que poner cada cosa en su contexto: los Angeles fueron un buen grupo de su época, máxime teniendo en cuenta que tampoco que es que hubiera muchísimos elementos de comparación. Si hubieran nacido en Inglaterra, hubieran quedado anegados con la competencia, pero para la escena española (y no digamos para la granadina de finales de los 60, con Lapido y J todavía en el jardin de infancia) fueron un buen representante. Y aún hoy se dejan escuchar bien. No todos sus sencillos, pero sí muchos. Y, por supuesto, había que ser un "fan" para escribir esto, o nunca se hubiera hecho el libro.
En cuanto a la reseña del RdL, no estoy seguro de que valga la pena dedicarle más tiempo.

Anónimo dijo...

si kiko amat dice eso, me fio. Es un tio con un criterio y una cultura musical admirables y es un reconocido amante de la música de los 60, lo podeis comprobar leyendo su blog La Escuela Moderno.

Libertino dijo...

buenas!
Te he contetao en la malete de sazmann a propósito de Los Planetas.
Tengo un buen puñado de lp's y 7" desde siempre, y me ha jodido un poco lo de la cultura, pa que te voy a engañar.
Solo quería enfatizar el prodigioso show que ofrecieron porque fue muy bueno y estaban inspirados, algo muy muy complicado de ver en los granainos.
Yo era más de los bravos
Un saludo

Anónimo dijo...

Yo escuché a Los Angeles en su época, finales de los 60 y principios de los 70 y eran un grupo pop auténtico, sin complicaciones y sin pretensiones.

Pero ¿qué es si no el pop?. Sonaban bien en las instrumentaciones de grupo y en los arreglos orquestales, hacían voces espléndidas y tenían un repertorio magnífico de versiones y temas propios.

La primera que oí fue la versión de 98.6 de Keith y a mí me gusta bastante más la versión de ellos, fue una de mis favoritas. En cuanto al resto (Creeme, Dime Dime, Mañana mañana, Oho Aha, ... son auténtico pop, a veces alegre, a veces melancólico, música juvenil que, ya en la cincuentena, me hace rememorar con nostalgia aquella época de ilusión. ¿Qué se le pide a la música pop si no es algo de esto?

Manolo Bertrán dijo...

A mí Los Ángeles me parecen un grupo magistral, de los grandes del pop español.
De las suyas, Créeme, Mónica, Monotonía, No estoy contento y otras que olvido son grandes canciones. Como versioneadores, que fue lo que más les impusieron, también son de los mejores: 98.6, Escápate, Has amado alguna vez, Dentro y fuera… No sé cómo se les puede despachar con un comentario tan desafortunado en una revista que se tenga por mínimamente seria. Pero ya estamos acostumbrados a estas alturas… El libro y el dvd me parecen buenos. Valoro el derroche de documentación que incluye y no veo ni comparto ese babosismo que ve el autor de la crítica. Hay que tener en cuenta que el autor es colega de Popi, el hijo de Poncho, cantante y batería de Los Ángeles, y que los dos tocaban juntos en un grupo granadino, "Christiania".

Aprovecho para preguntar: Creo que nunca se han editado pero ¿alguien sabe si se pueden conseguir en cd las grabaciones de Los Ángeles Azules, como se llamaban antes de acortarse el nombre? Tengo un ep, que era de mi madre, con "Ciao amigo", "Sólo quiero estar contigo", "Rita" y "Sólo soy un pobre diablo", pero no he escuchado nada más de esta etapa.

Panderola dijo...

Hombre, Manolo Bertrán!
Si que hay un vinilo con las grabaciones de los angeles azules, es de una especie de colección de grupos de los 60, pero no sé decirte mucho más...
Saludos!!

Anónimo dijo...

Pues si la rockdelux es parcial, el autor de esta entrada no lo es menos. Los ángeles son un buen grupo de los sesenta, pero hay veces que te pones un disco y te duermes.
POr cierto a mi tb la rockdelux me parece pura caca.
Saludos!

Anónimo dijo...

Pues si la rockdelux es parcial, el autor de esta entrada no lo es menos. Los ángeles son un buen grupo de los sesenta, pero hay veces que te pones un disco y te duermes.
POr cierto a mi tb la rockdelux me parece pura caca.
Saludos!