lunes, febrero 18, 2008

Los Beach Boys crepusculares (VI). "Surf's Up"

El ciclo de los Beach Boys crepusculares termina con un disco redondo en 1971, el último imprescindible en una carrera que, a partir de ese momento, se hará errática y desconcertante. En Surf's Up todos los miembros del grupo dan lo mejor de sí para sustituir a un Brian ya muy diluido, que pese a todo hace de este disco algo muy especial gracias a las tres canciones finales que aporta. El tono general del disco es sombrío, pesimista, de reflexión después de la tormenta, y por eso puede decirse que es quizá el más representativo de esa etapa oscura y resacosa del grupo. Pese a todo, la primera canción, "I Don't Go Near The Water", compuesta a medias por Al Jardine y Mike Love, la facción más reaccionaria de los Beach Boys, es un single adictivo, lleno de luz, con un cierto sonido acuoso y una melodía muy inocente, como de juego infantil, en la que explotan de repente unos coros entusiastas.

Sin embargo, una de las grandes sorpresas de Surf's Up es la fulgurante aparición de Carl Wilson como compositor, con dos canciones que son tan buenas que parecen compuestas por Brian. La primera es "Long Promised Road", una joya pop elegante y melancólica, que se va acelerando hasta sonar rabiosa, con la inclusión de un breve remanso de paz. Y hay que destacar especialmente "Feel Flows", que sin exagerar podría haber sido parte de Smile, en todos los sentidos, por el sonido cálido y sofisticado que sabe transmitir, unos coros tan bien enlazados y esa sensación orgánica de bienestar y belleza. Lo mejor de este disco no es sólo ver a Carl haciéndose pasar por Brian, sino también escuchar la nueva canción de Bruce Johnston, "Disney Girl", una balada con un fuerte acento melancólico que encaja muy bien en el conjunto, absolutamente introspectiva y adecuada para un día gris y lluvioso. Hasta Al Jardine consigue canciones resultonas, con la simpática "Take A Load Off Your Feat", inofensiva, ligera pese a sus pretensiones de ser cantada junto a una fogata, y la más misteriosa "Looking At Tomorrow", con un punto espectral que la hace muy excitante. Y entre todo esto, una convincente nueva versión de un tema de los años cincuenta de Leiber y Stoller, titulada como "Student Demonstration Time".

Pero lo mejor aún está por llegar. Las tres composiciones de Brian aportan a un disco ya muy bueno de por sí una magia tan intensa que lo alza varias atmósferas más allá. La primera de estas joyas es "A Day In The Life Of A Tree", un cuento infantil en toda regla que parece cantado desde una dimensión fantástica, una pieza fascinante de un musical perdido sobre la naturaleza. "Till I Die" resulta sobrecogedora porque Brian Wilson está hablando claramente -con el lenguaje que mejor domina, el musical- sobre el proceso de naufragio de su mente, desde una primera parte circular e increíblemente emotiva, con una voz que parece que fluye sin filtros desde su alma, para acabar con un cambio de ritmo que pone el vello de punta, solemne sin la necesidad de ser pretencioso, una verdad profunda ante la que sólo es posible dejarse arrastrar. Y "Surf's Up" realmente merecería un capítulo aparte. Sus espirales son del todo inextricables, divididas en dos secciones claramente diferenciadas: la primera cantada por Carl, que levanta unas expectativas increíbles en sus diferentes bifurcaciones barrocas, preciosistas, casi esculpidas y con un falsete de otro mundo. Y después aparece Brian al piano, dejando testimonio de todo lo que ha sido con unos minutos de una belleza inapreciable en la que muestra por última vez la puerta del mundo celestial que sólo él podía contemplar. Queda para el recuerdo, especialmente, el momento en que canta "Surf's Up" y después rellena la melodía con un murmullo. Impresionante.

Con este disco termina el legado más importante de los Beach Boys, como una ola que se retira y que deja la arena húmeda en un paisaje de desolación. Al año siguiente, con Carl and The Passions: So Tough, sufrirán un grave tropiezo al abandonarse a los sonidos más comerciales del rock setentero. Y ya no se levantarán salvo en momentos puntuales, o en discos muy concretos, vistos desde el cariño, como en The Beach Boys Love You (1977) -bonitas melodías con unos arreglos estrafalarios- o Keepin' The Summer Alive (1980), coincidentes con las fugaces recuperaciones de Brian Wilson. A medida que terminaba la década, los Beach Boys fueron convirtiéndose en un teatro del esperpento, con un Mike Love que entendía el grupo como un circo con el que enriquecerse, y aun así podemos señalar al menos dos momentos especiales de dos de sus miembros más carismáticos: para empezar, la primera y única grabación en solitario de Dennis Wilson, Pacific Ocean Blue (1978), un apreciable conjunto de canciones rock que con el tiempo se ha convertido en un disco de culto, y especialmente, el extraordinario primer disco en solitario de Brian Wilson (1988), que es una resurreción con todas las de la ley que le muestra en una forma admirable después de casi dos décadas de vagar en las tinieblas.

Una inspección más detenida de su discografía completa revela a los Beach Boys como el grupo famoso más desconocido, un conjunto que de la mano de su genio pasó por etapas muy diferenciadas, que cuenta en su haber con varias obras maestras y que, en definitiva, puede considerarse sin lugar a dudas como el grupo más grande de la historia del pop junto a los Beatles.

The Beach Boys. Surf's Up (1971)

El ciclo Beach Boys ha terminado, pero seguid atentos: a modo de apéndice, el jueves hablaremos del brillante debut de Brian Wilson en solitario en 1988, un disco cargado de enormes canciones en las que recuperaba gloriosamente la inspiración. Un disco que habla sobre el amor y que, para ello, se sirvió de algunas de las canciones más encantadoras que Brian había grabado nunca.

Textos recomendados:
"Carl Wilson". Por Dérik Granz, en Beach Boys Forever. Trayectoria artística de Carl Wilson, tanto con los Beach Boys como en solitario.
"Dennis Wilson. Pacific Ocean Blue". En
Paisajes Sonoros. Artículo sobre el único disco en solitario de Dennis Wilson.
"Mi disco favorito de los Beach Boys". Por Peter Buck, en R.E.M Nation. El guitarrista de REM explica las virtudes de su disco favorito de los Beach Boys, The Beach Boys Love You.
Brian Wilson. Surf's Up. Totalmente necesario ver este vídeo, perteneciente a un documental sobre la grabación de Smile, en el que Brian Wilson interpreta Surf's Up al piano.

5 comentarios:

luis dijo...

El "Surf's Up" es un disco magnifico, y la canción que le da nombre una de las cumbres compositivas e interpretativas (es un tema complicadisimo)de Brian Wilson.

La verdad es que me he emocionado con todos estos artículos y llevo toda la semana escuchando a todas horas a los Beach Boys. Aunque bien conocido por todos, no he podido evitar colgar el video de "Surf's Up" en mi pagina. Que demonios.

Mr. Glasshead dijo...

Luis, "Surf's Up", la canción, es de una grandeza increíble. Llevo días escuchándola sin parar, me parece inabarcable y fascinante. Con los Beach Boys es fácil obsesionarse si uno empieza a revisitar sus discos... espero que te guste el colofón del disco en solitario de Brian Wilson

ils dijo...

Para mi aún hay vida después de 'Surf's up'. Yo alargo la discografía básica hasta el directo 'In concert': maravilloso reflejo de todo el potencial de los shows del grupo en esa época.
Y sobre 'Carl & The Passions' y 'Holland', a mi me gustan. Puede que no sean tan redondos y más dispersos pero incluyen joyas: "All this is that", "Only with you"... pero sobre todo la estratosférica "Cuddle up" (aquí sí que se han colado ángeles en la grabación ufffff)

A partir de aquí sí que ya se puede hablar más de canciones sueltas (que las hay)que de discos.

psicodelicado dijo...

En mi opinión, "Surf´s up" es junto a "Good Vibrations" la cima del pop de todos los tiempos...después de eso poco se puede hacer ya...(muchísimas grandes canciones, pero la perfección la encontramos en estas..).

Pienso que "Holland" es otro disco maravilloso, y como traladaba Jose Ángel Gómez Balsa en su irrepetible libro "Bendita locura, la tormentosa epopeya de Bien Wilson y los Beach Boys" en palabras de los propios Beachy´s decían que todos habían contribuído en ese lp con una obra maestra, creo que es así...canciones como la que abre el lp "Sail on Sailor", "Steam Boat", "California Saga", "Trader", "Only with you", "Mount vernon & fair away"...Funky pretty...no tienen desperdicio.

¿Y qué me decís de "Till i die"..???? parece que nadie la ha comentado, y creo que es otra de las muestras de genialidad de Brian wilson...¡me fascina esa canción!

Anónimo dijo...

De acuerdo con los comentarios anteriores: Holland merece mucho respeto y varios momentos del Carl & The Passions tienen su punto -Cuddle Up es tremebunda-