jueves, marzo 06, 2008

The Pale Fountains, "Pacific Street"

El empujón dado por Manolo Martos a la sosegada, cálida, amigable música británica de los ochenta me va a servir también de excusa para hablar de uno de mis discos favoritos, una de esas obras que generan una sensación de particular intimidad y cercanía otoñal desde la primera vez que se escuchan. Pacific Street (1984), el primer disco de los Pale Fountains, presagia una atmósfera especial ya en la portada, con ese amarillo que apaga la fiereza del chico cargado de munición. La discográfica Virgin creyó en ellos, su escasa repercusión les trasladó al cajón del olvido, pero los rayos de sol de Michael Head siguieron brillando a lo largo de los años y calentando a quien se acercaba casualmente a sus canciones.

Pacific Street, habitual de las ediciones de serie media, es un disco que carece de cualquier tipo de pretensión, es la sencillez del pop llevada hasta sus últimas consecuencias, sin poses o visiones torturadas de la vida, una pequeña e inolvidable llama que prende ya en la primera canción, "Reach". Empieza de manera extremadamente relajada, una guitarra acústica, unos bongos, una voz susurrante, para que de repente brote el optimismo en un arranque feliz, lleno de trompetas y guitarras que cantan a la vida. La magia es innegable, esto engancha, y por eso nos sorprenderá también "Something On My Mind", la canción por la que muchos pensaron que los Pale Fountains llegarían lejos en las listas de éxitos. Otra vez bongos, guitarras acústicas y voz melancólica, sólo que esta vez la nostalgia se extiende al resto de la canción, un estándar altamente comercial sin perder ni pizca de calidad, intrigante, con su punto isleño. En "Unless" aparece una jungla extraña, primitiva, en la que fluye el espíritu del pop como si saliera el sol, apareciendo poco a poco hasta construir un estribillo incontestable, precioso, salpicado con las trompetas que tanto protagonismo adquieren en el disco. Magnífica en todos los sentidos, especialmente por la misteriosa atmósfera tribal que consiguen transmitir la percusión y el bajo. Pero prosigamos, "Southbound Excursion" es deliciosa, se acerca a la música brasileña en ese coro sorprendente que ilumina la canción como un día de verano.

A estas alturas, los Pale Fountains nos tienen donde querían: en el interior de su mundo de revelaciones y nostalgia. Por eso no está mal evadirse un poco, y "Natural" cumple esa función, pop saltarín y brioso en toda regla (nuevamente, eso sí, percusiones exóticas para darle un sabor especial). Pero las nubes se ponen otra vez, el instrumental "Faithful Pillow" se encarga de presagiar tormenta caribeña, aunque todavía tardará un poco en llegar, porque "You'll Start A War" quiere ser -y lo consigue- un hit, un single pop redondo adecuado para aparecer en cualquier anuncio, pegadizo, de libro. "Beyond Fridays Field" no esconde unas trompetas arrancadas de la imaginación de Burt Bacharach, para dar forma a una canción sensible, apagada, una de mis favoritas del disco porque logra generar esa sensación de belleza desolada y balsámica: las cosas van mal, pero son soportables si alguien es capaz de convertirlas en algo hermoso. Coros, una melodía celestial y muchas lágrimas sin derramar, un imperio derruido que se acuerda de su gloria. Por otro lado, Bacharach se hace omnipresente en "Abergele Next Time" y su aire de ligera bossa-nova ornamentada con un estribillo vacilón. ¿Y "Crazier"? Una nueva preciosidad de melodía íntima, preparada para llegarnos muy dentro tras su inofensiva apariencia tropical. El punto final lo pone "Faithful Pillow (Pt. 2)", más borrascas exóticas y caribeñas con las que acabar de definir la particular atmósfera de este disco.

Hay que hablar también de las canciones que se añadieron en la versión digital, por supuesto. "Palm Of My Hand" empieza con otra de esas trompetas dignas del autor de "The Look of Love", pero en realidad es pop británico de alta calidad adicto a los estribillos pegadizos. "Love's A Beautiful Place" abunda en la música brasileña como excusa para el pop, una canción relajada de cafetería en una tarde lluviosa. Y atentos, un auténtico cañonazo, "Meadow Of Love" es en mi opinión la mejor canción de The Pale Fountains y también una de las joyas de la música pop, increíble ese comienzo dubitativo para luego elevarse hasta el paraíso en un estribillo plagado de cuerdas y flautas en espiral. Sublime. Y para acabar, "Thank You", una guinda del pop de cámara sin complejos, una ración de colores sesenteros, una canción que bien podría haber sido un clásico perdido del sunshine pop de finales de los sesenta.

Hay que tener cuidado con el primer disco de los Pale Fountains, es fácil enamorarse de él. Sin ser una obra maestra -¿o sí?-, su sencillez y su honestidad, junto a un talento notable para la melodía y el color diferente de sus rasgos exóticos, lo convierten en un disco inclasificable, compañero eterno de nuestros pensamientos incluso cuando llevemos tiempo sin escucharlo.

The Pale Fountains. Pacific Street (1984)

Recordad: el domingo hablaremos de Alto Disco, la última entrega de Airbag, un excelente compendio de melodías, surf y música sesentera y desde ya uno de los lanzamientos de música española más importantes del año.

11 comentarios:

Birra y Perdiz dijo...

Acertada revisión de un disco necesario a todas luces. Personalmente creo que se trata de una obra maestra del pop británco de los 80s. Destaca sobre muchas de las cosas que se hacian en aquella época por su novedosa sofisticación. La dulzura y el candor tantas veces imitado décadas después, aquí brilla con luminosidad eterna. La historia del grupo, dramática, es como un cuento de hadas pop con final triste. Desde luego un grupoe que merecería una atención mucho mayor de la que le ha deparado la Historia.

GRITOS EN EL CINE MUDO dijo...

¿y yo que nunca le he prestado ninguna atencion a este disco?
tras loas y vítores por parte de muchos conocidos que me lo recomendaron años atrás encarecidamente me lo compré en una de esas socorridas series media y, tras algunas eswcuchas, cayó en el olvido en mis estanterías. Aprovecharé para revisitarlo.

shackleton dijo...

Sí señor, discazo!

Excelente post, podrían seguir comentando sobre bandas británicas de los 80 que no tuvieron demasiado eco pero que realizaron grandes canciones.

Saludos

mr bojangles dijo...

con The Pale fountains me has tocado la fibra...no tengo palabras...segun el dia,hasta puedo llorar...
te he dado la enhorabuena por tu blog?lo descubri hace poco y es muy reconfortante encontrar a gente que comparta tu rollo musical!
muchas gracias Mr. Glasshead!

Mr. Glasshead dijo...

Gracias a ti por visitarlo, Mr. Bojangles. Por cierto, cuando me compré el CD de Pale Fountains -una de esas series medias- y lo escuché en casa, no podía creerlo. Era precisamente lo que esperaba.

chuk dijo...

Me paso una cosa curiosa con los Pale Fountains, y es que me pasaron una cinta hace muchos años ya, sin titulos ni nombres ni nada. Tardé un tiempo en descubrir que era Pacific Street, y hace muy muy poco que he vuelto a oirla y me ha vuelto a encandilar. Es un disco especial, sin duda...

Anónimo dijo...

Son ustedes formidables, de verdad. Su gusto por el pop atemporal y/o ecléctico es digno de encomio en tiempos donde la melodía es secundaria. Alzo mi copa de Calveros por ustedes y su formidable blog. No todo está perdido.
Grant McLennan

Anónimo dijo...

Son ustedes formidables, de verdad. Su gusto por el pop atemporal y/o ecléctico es digno de encomio en tiempos donde la melodía es secundaria. Alzo mi copa de Calveros por ustedes y su formidable blog. No todo está perdido.
Grant McLennan

Miguel dijo...

Un disco precioso, de un gusto excelente, novedoso e intenso pero que transmite gran serenidad. Muy buen post, gracias por difundir tan buena música. www.incircleswebzine.com

Patricio dijo...

Es un álbum que me provoca escalofríos, es tan bueno que cada vez que lo escucho no puedo pensar en otra cosa que una playa, el sunset, las cuerdas y los bongos. Todo desde tomas aéreas y con un aire de misterio. Tu revisión del álbum me ha emocionado.

Anónimo dijo...

Seria genial si pudieras subirlo de nuevo ya que el link esta caido, apenas voy conociendo este proyecto y me la e pasado dias buscando musica para poder escuchar y re escuchar